Los contenedores marítimos son piezas diseñadas para el transporte de mercancías por vía marítima, especialmente cuando el volumen de las mismas es más grande de lo habitual y no se adaptan a otros medios o recursos. La mercancía que llega a nosotros a diario se transporta por vía terrestre (camiones, coches, trenes, etc.) o vía aérea. Los contenedores marítimos se fabrican generalmente en acero corrugado, un material altamente resistente para la función de estas enormes piezas. Sin embargo, también se pueden usar otros como aluminio y madera.

No todos los contenedores marítimos son iguales. Sus dimensiones varían según diversos aspectos, aunque principalmente se tienen en cuenta dos: el volumen de la carga (expresada en kilos o toneladas) y el tipo de la misma. Lo esencial es que cuenten con una puerta de doble hoja en uno de sus anchos, que es por la que se cargan o descargan las mercancías. Deben tener, además, un suelo de madera sobre unas vigas transversales, unas paredes de acero anclado y un armazón de perfiles fabricado en acero. Su fabricación está regulada y sigue los criterios de calidad de distintos estándares siendo la normativa ISO la que prevalece. Según los metros. Las casetas de obra segunda mano son dependencias provisionales que se utilizan con diversas finalidades en procesos de construcción. Se puede decir que son habitáculos prefabricados que se colocan de forma temporal en los lugares donde se van a levantar casas, edificios, urbanizaciones o cualquier obra pública. Se usan durante el tiempo que dure la obra, y después de retiran o desmontan.