Falta de interés, incompatibilidad de caracteres, infidelidad, dejadez, rutina, decepción…Pueden ser muchos los motivos, pero la consecuencia es siempre la misma: el divorcio. En la actualidad, entre un 40 y un 50% de primeras bodas acaban, más tarde o más temprano, en separación. Es un hecho. Y para entonces, es muy posible que ya se tengan uno o varios hijos. Intentar minimizar el inevitable impacto emocional que sufrirán los pequeños, es lo más prioritario. No será nada fácil. El mensaje directo y permanente de cariño por parte de los padres, al margen de sus diferencias y a lo largo de todo el proceso, puede ayudar a que el asunto no acabe en trauma.
En cuanto a las custodias, derechos y obligaciones, cuando se trata de un divorcio con hijos menores de edad o bien, incapacitados, la figura de un abogado cobrará una importancia esencial.
Los abogados de familia en Sevilla atienden de forma profesional y rigurosa cuestiones tales como el régimen de visitas, guardia y custodia de los menores, pensión alimentaria, uso de la vivienda, patria potestad, etc.
Para todos estos asuntos no bastará con los acuerdos personales que establezcan los cónyuges. Ya sea el procedimiento contencioso o de mutuo acuerdo, será imprescindible contar con un buen abogado en Sevilla.

 

abogados asencio