Muchas veces nos miramos al espejo o al salir de la ducha mientras nos secamos y detectamos un nuevo lunar en nuestro cuerpo. Esto es normal y nos pasa a todos. Los lunares no son más que manchas que aparecen en la piel como resultado de un acúmulo de melanocitos. Son lesiones benignas y, a priori, no suponen ningún problema. Eso sí, si notas cambios en pocas semanas, tiene un tamaño preocupante o bordes irregulares, lo mejor será que acudas a tu clínica de cirugía estética de confianza y consultes con el dermátologo.

manchasEn muchas ocasiones es mejor quitarlos, aun cuando no suponen una lesión grave pero se prevé que pueda originar o ser el desencadenante de dolencias más graves.

La eliminación de lunares en Sevilla y ciudades donde el sol forma parte de la forma de entender la vida es un procedimiento muy practicado y es que es este uno de los principales causantes de la aparición de los lunares a lo largo de nuestras vidas.