newhuracanHay trabajos que requieren del uso de un calzado especial, que aporte un extra de comodidad en las largas jornadas. Es el caso de aquellos trabajos que requieren estar muchas horas de pie, por ejemplo. Así, nos aseguramos que los pies sufran lo menos posible, evitamos el riesgo de que las piernas se hinchen y aparezcan varices prematuras y que los pies, a la larga, acaben por deformarse.

En trabajos como los de peluquería, dependientes en tiendas de moda o cosmética y la cocina en bares y restaurantes, los trabajadores pasan casi el 100% de su jornada de pie. Esto hace que, día tras día, la zona lumbar, las piernas y los pies sufran tal cansancio y tensión de los que difícilmente nos recuperaremos.

Por ello es necesario recurrir al calzado laboral. Este tipo de zapatos están diseñados de forma que el pie adquiere una postura que descansa y se tensa lo mínimo posible, con unos materiales que contribuyen al confort y la comodidad.