Una de las principales causas del envejecimiento prematuro y la aparición de ciertas enfermedades son los radicales libres. Por ello, mediante nuestra dieta, debemos preocuparnos de ingerir alimentos que eliminen estos radicales libres y nos protejan frente a determinadas enfermedades. Es el caso del agua antioxidante, por ejemplo.

Este agua ayuda a disminuir el nivel de oxidación de nuestro organismo, gracias al aporte extra en hidrógeno que contiene.

Entre los muchos beneficios de beber agua antioxidante, encontramos:

  • aguaNos ayuda a mejorar la digestión, al eliminar toxinas y evitar que se almacenen en el organismo
  • Restablece el pH óptimo de nuestro organismo, promoviendo un medio adecuado para las reacciones metabólicas y evitando la proliferación de bacterias y microorganismos dañinos
  • Previene la retención de líquidos. Al mantener el pH en su valor óptimo, las células no tendran que retener agua para luchas contra la acidez del medio
  • Previene la aparición de enfermedades como la osteoporosis. Este tipo de agua elimina de forma más eficaz residuos sólidos como el ácido úrico, liberando el calcio presente en estos desechos y permitiendo su movilización